Grandes fincas - - Hoteles con encanto

Hoteles en Grandes fincas Rusticae

Cool planEscapadas a Grandes fincas

Hemos encontrado 46 alojamientos

9.9

Torre do Rio
Hoteles Rusticae

(Pontevedra, España)

Situado en la comarca del Salnés y muy cercano a Caldas de Reis y a las Rías Baixas gallegas, encontramos Torre do Río, un precioso alojamiento rural...

Ver hotel en el mapa Más información
9.6

Borgo Pignano
Hoteles Rusticae

(Volterra, Italia)

En el corazón de la Toscana, encontramos rodeada de 750 hectáreas de campos, colinas, bosques y jardines una preciosa villa al más puro estilo italiano...

Ver hotel en el mapa Más información
9.3

El Añadio
Hoteles Rusticae

(Jaén, España)

El Añadío es un sueño. Un sueño alumbrado en solitario por su dueña, Maria Jesús, que lo dejó todo y lo dió todo para salvar la ganadería de...

Ver hotel en el mapa Más información
9.3

Mas Can Mai
Hoteles Rusticae

(Girona, Gerona, España)

En el Mas Can Mai, todo está pensado para el disfrute y el descanso de sus huéspedes. Por esa razón, de momento solo cuenta con dos habitaciones, para...

Ver hotel en el mapa Más información
8.7

Mas des Avelines
Hoteles Rusticae

(Provenza-Alpes-Costa Azul, Francia)

Mas Des Avelines hotel es una lujosa villa de vacaciones envuelta por las colinas onduladas del norte de Bandol y a poca distancia de la costa, en la región...

Ver hotel en el mapa Más información
Loading
Grandes fincas hoteles Rusticae

Conoce todo sobre Grandes fincas

Si quieres desconectar de la ciudad y pasar unos días en el campo, puedes hacerlo sin privarte de las comodidades urbanas. Los hoteles con encanto situados en fincas te dan la oportunidad de dormir en plena naturaleza, descansar en un ambiente tranquilo, practicar actividades al aire libre y conocer el mundo rural, sus tradiciones, los trabajos cotidianos, el mundo animal, la gastronomía de proximidad… Y todo eso sin salir del hotel

Una libertad que no tendrás que compartir con mucha gente. ¡Todo un lujo! Siéntete como en tu casa de campo y haz todas esas cosas que en la vida cotidiana no puedes hacer. Pasea en un silencio sólo roto por los pájaros, observa aves, recoge setas, haz una excursión en 4x4, ayuda a dar de comer a los animales, monta a caballo, participa en la vendimia… o simplemente descansa dejando la vista perdida en el horizonte.

Cambia la ciudad por el campo y pasa unos días en contacto con la naturaleza y el mundo rural sin perder el bienestar más exclusivo.