Phone +34 914 879 017

Guía de los mejores hoteles
con chimenea en la habitación

En las escapadas de otoño e invierno apetece más que nunca llegar al hotel y descansar junto al fuego. Aunque las chimeneas de los salones son un punto de encuentro ideal para disfrutar con amigos o familia, lo que nos encanta son las habitaciones con chimenea, donde disfrutar con nuestra pareja del calorcito del fuego. Para ayudarte a elegir en tu próxima escapada otoño-invierno, te presentamos esta “Guía de habitaciones con chimenea en hoteles Rusticae”. ¡Las más demandadas de la temporada!

 

Hotel Nabia (Ávila)

La última incorporación de este hotelito de Candeleda fue la Suite del Valle, una estancia muy especial, independiente, con vistas increíbles al valle del Tiétar. Se han superado, además, con la equipación, donde destaca la chimenea para el invierno. Imagínate amanecer y desde la cama, o desde los sillones, ver estos paisajes con la sensación de calor de hogar que ofrece la chimenea. Pero, no es la única de sus habitaciones con chimenea, otras como su magnífica Suite 8, también las tienen, perfectas para disfrutar del valle al calor del fuego.

Molino María Justina (Ávila)

Después de una jornada visitando el Parque Regional de la Sierra de Gredos, haciendo senderismo o algún deporte de aventura, regresar al hotel rural Molino María Justina es una bendición. Además de estar situado dentro del Parque, a escasos metros del Charco de las Paredes, ocupando un antiguo molino de piedra y casa del molinero del siglo XVIII, en dos de sus habitaciones podrás sentir el calor de la chimenea: El Duque o La Mira. Se trata de modernas chimeneas de leña, gracias a las que estaréis calentitos mientras disfrutáis de las vistas al río y la montaña.

Hotel Can Cuch (Barcelona)

Otro hotel que cuenta con chimenea en varias de sus habitaciones es el Can Cuch, situado en un rincón del Parque Natural del Montseny. Imagínate lo delicioso que puede ser descansar al calor del fuego mientras te pones cómodo y disfrutas del paisaje envolvente, de majestuosos encinares y pastos. Esas habitaciones son la doble superior El Cambril, las junior suites El Sui, La Calma y La Pallissa, y la suite Les Golfes. El encanto de esta masía catalana hace el resto para hacerte sentir cómodo, como ves, ¡también en los meses invernales!

Jardín Vertical (Castellón)

Este hotelito, situado en el precioso pueblo de Vilafamés, ha unido como pocos, tradición y modernidad. Se trata de un edificio rehabilitado del s. XVII que se asoma a un típico paisaje mediterráneo de encinas y olivos. Para una escapada perfecta, ahora que el frío comienza a arreciar, nada mejor que su suite, un espacio contemporáneo arropado por la historia de sus muros que tiene como protagonista una chimenea de leña para crear un ambiente de intimidad único.

El Raco de Madremanya (Gerona)

Si lo que te apetece es visitar un pueblo medieval de Gerona, te recomendamos el hotel El Racó de Madremanya, para que conozcas esta encantadora localidad construida completamente en piedra, muy cerquita de la Costa Brava y la ciudad de Gerona. El invierno invita a visitar rincones de interior como éste si después tenemos el incentivo de una habitación cómoda, con decoración exquisita y con chimenea. Habitación Marrón, Suite Roja o Suite Marfil, ¿con cuál te quedas?

El Acebo de Casa Muria (Huesca)

Si eres amante de la nieve, seguro que uno de tus destinos preferidos es Benasque, en el Pirineo Aragonés. Si éste es tu plan para el invierno, te recomendamos el hotel rural El Acebo de Casa Muria, situada en la pintoresca aldea de Renanué, con vistas magníficas al Valle de Benasque. Sus habitaciones rinden homenaje a las montañas más emblemáticas del mundo, pero la más espectacular es la Suite El Torreón, distribuida en tres plantas y con acceso independiente, que cuenta con ducha de hidromasaje, jacuzzi y una coqueta chimenea para entrar en calor.

Hotel Barosse (Huesca)

El Barosse es una joyita de la hotelería de autor en el Pirineo Aragonés y su carácter only adults lo convierte en un lugar ideal para disfrutar de una escapada romántica. En el otoño y el invierno las habitaciones más sugerentes son Fuente y Ermita, ya que presentan sendas chimeneas para aportar mayor calidez a la estancia. Con este confort, exclusividad y detalles exquisitos, no querrás salir de la habitación.

La Vella Farga (Lérida)

Esta antigua masía catalana del siglo XI, convertida en hotel con encanto en la comarca del Solsonés, cuenta con dos suites románticas con chimenea: Gisela y Martí. Están situadas en la segunda planta y son amplias luminosas, con porche privado y una magnífica chimenea de leña frente al sofá. El ambiente clásico, salpicado de numerosos detalles, invita a relajarse al calor del fuego mientras se disfruta de las vistas a la naturaleza, de una buena lectura o una velada romántica.

Hotel Consolación (Teruel)

Si te decantas por la comarca del Matarraña, disfrutarás de su naturaleza mediterránea y conocerás sus pueblos de rica historia y tradición popular. Pero además podrás alojarte en uno de los hoteles más laureados por las revistas de arquitectura y diseño. Por supuesto, ¡con chimenea! Puedes optar por la habitación Nórdica, la Ermita o las singulares Kube. Estas últimas son el mejor mirador a los Puertos de Beceite y poseen un ambiente cálido gracias a sus chimeneas colgantes, que invitan a leer un libro, escuchar música o darse un baño.

Casas do Côro (Marialva, Portugal)

Si cruzas la frontera para visitar Portugal, te recomendamos el complejo hotelero Casas do Côro, en la aldea histórica de Marialva. Sus casitas son una buena opción para una estancia en pareja, con amigos o en familia. Cada una posee una decoración propia, rústica y sofisticada, pero lo que se repite en la mayoría es la presencia de la chimenea o lareira, en portugués. Las casas son como enormes suites donde el calor de la chimenea se agradece en los meses invernales, ya sea para descansar en la cama, charlar en el salón, darse un baño o disfrutar de las vistas.