Rusticae Rusticae

AL PASO, AL TROTE
Y AL GALOPE

5 hoteles donde podrás iniciarte en el mundo del caballo.

El Hotelito - Ávila

Los caballos fueron los responsables de la creación de El Hotelito, situado en la localidad abulense de Navaluenga. La necesidad de un alojamiento para los clientes que visitaban el Club Hípico Aldebarán propició la construcción del primer hotel agro-chic en pleno Valle de Iruelas, junto al río Alberche y con increíbles vistas a las sierras de Gredos y de Ávila. A sólo una hora y media de Madrid, encontrarás un entorno rural ideal para la práctica de actividades en la naturaleza, entre ellas, montar a caballo. Da lo mismo que seas principiante o iniciado, curioso o apasionado, El Hotelito propone experiencias adaptadas para todo tipo de nivel de práctica. ¿Qué tal un ruta con guía por el campo? También se ofertan clases en el picadero, cursos y la posibilidad de cabalgar en noches de luna llena.

Hotel Villa Nazules - Toledo

Si estás interesado en la equitación y viajas a Toledo, combina el descanso con la práctica de este deporte en el hotel Villa Nazules, situado en la carretera de Almonacid a Chueca. Villa Nazules alberga el Club Hípico San José, una singular yeguada con excelentes instalaciones y personal altamente cualificado, donde iniciarse en el mundo del caballo y practicar la equitación en sus distintas modalidades, tanto de ocio como deportiva. En este paraje poblado de olivos y con vistas a los Montes de Toledo, recibirás clases personalizadas de hípica, doma de caballos, pupilaje… Una buena idea es disfrutar del hotel Villa Nazules y de su centro hípico en familia, lo que hará las delicias de los más pequeños y les permitirá entrar en contacto con el mundo del caballo.

El Babú - Asturias

El Babú es un pequeño hotel rural situado en el concejo asturiano de Caravia, a los pies de la Sierra del Sueve y a 5 minutos de la playa. Esta antigua casona del siglo XVIII transformada en hotel boutique posee una ubicación y un entorno envidiable para los amantes de la naturaleza. El respeto por el medioambiente aquí es fundamental, y qué mejor forma de interactuar con el exterior que haciendo paseos a caballo. Además del senderismo y los deportes de aventura, ir a lomos de este fiel animal es una de las mejores formas de conocer el oeste asturiano, ya sea en pareja o con toda la familia. En el hotel existe un pequeño picadero donde iniciaros, y además podréis visitar a caballo lugares inolvidables de los alrededores, como la Playa de La Espasa, el Camino Real, el hayedo de la Biescona o la ruta del Cares.

Casa La Siesta - Cádiz

A las afueras de Vejer de la Frontera nos encontramos con Casa La Siesta, un hotel con aires de cortijo andaluz rodeado de olivares, donde los caballos también tienen un lugar destacado. No se trata de un centro hípico o una forma de ampliar las actividades de ocio de los huéspedes, sino de un proyecto altruista que comenzó en 2010, y que consiste en atender caballos que han sido abandonados o maltratados. Un equipo de cuidadores lleva a cabo su rehabilitación empleando la doma natural para conseguir su mejoría física y que vuelvan a recuperar la confianza en ellos mismos y en las personas. En tu visita puedes involucrarte en el proyecto visitando los establos, participando en cursos de doma natural, dando paseos a caballo, haciendo una donación o incluso adoptando un caballo.

El Añadío - Jaén

Hay experiencias que no se olvidan nunca, como pasar unos días en El Añadío, una extraordinaria dehesa de Vilches, donde desde mediados del siglo XIX sucesivas generaciones de una misma familia se han dedicado a la cría de toros bravos. Alojados en la antigua casa de los mayorales, podréis implicaros en las tareas cotidianas que se llevan a cabo en esta enorme finca ganadera de Jaén. Una de las actividades que no os podéis perder es el paseo a caballo, para conocer rincones que no veríais de otra forma, y disfrutar de la naturaleza que os rodea en las laderas de Sierra Morena. Después de la ruta tendréis la oportunidad de ir hasta las cuadras a dejar a los animales y participar en las tareas que allí se realizan. A veces también se organizan paseos a caballo a la luz de la luna.