Rusticae Rusticae

Síguenos
la corriente

3 rutas muy especiales por ríos navegables.

Canal de Castilla

El Canal de Castilla es una de las obras de ingeniería hidráulica más relevantes de la España Ilustrada, que comenzó a construirse a mediados del siglo XVIII con el objetivo de paliar la carencia de vías de comunicación de Castilla y poder transportar sus excedentes de trigo. Un recorrido basado en un ingenioso sistema de presas y esclusas para salvar los desniveles, que suma en total 207km y que discurre por las provincias de Palencia, Burgos y Valladolid. La llegada del ferrocarril a mediados del siglo XX propició su desuso, y en la actualidad constituye una deliciosa manera de descubrir las entrañas de Castilla y León, el ecosistema de ribera, e infraestructuras de gran interés histórico, como acueductos, puentes, dársenas o molinos de harina. La provincia de Palencia es la que más longitud de canal tiene, anímate a navegar por sus aguas teniendo como base el Rusticae Hotel Casa del Abad en Ampudia.

Arribes del Duero

Antes de entrar en Portugal, el río Duero se despide de España creando un paisaje donde la erosión del agua ha labrado los materiales graníticos y se muestran espectaculares desniveles de hasta 400 m con respecto a la penillanura. Estos singulares cañones y su entorno natural ocupan el noroeste de Salamanca y el suroeste de Zamora, y están declarados Parque Natural de Arribes del Duero. Este paraje también se extiende a Portugal, en la margen derecha, y recibe el nombre Parque Natural del Duero Internacional. En Los Arribes el río adquiere gran caudal y, además de su importancia hidroeléctrica, es idóneo para los paseos en barco, desde donde se aprecia el terreno cincelado, la diversidad vegetal y la rica avifauna. Recorre los Arribes tanto del lado español alojándote en Hacienda Zorita en Salamanca o el Casas do Coro en Beiras, en el lado portugués, dos perspectivas igual de atractivas para recorrer el Duero.

Delta del Ebro

En la provincia de Tarragona, el Parque Natural del Delta del Ebro ofrece una estampa bien distinta, con tierras llanas dedicadas a la agricultura. Su principal característica es que constituye una de las zonas húmedas más amplias de la España mediterránea, en la que destacan sus extensos arrozales que cambian según las estaciones. El Delta del Ebro se corresponde con la desembocadura del río y forma una cuña triangular de unos 30km que se adentra en el mar, en la que además de los campos de arroz, podemos encontrar frutales, grandes lagunas rodeadas de carrizales y juncares, vegetación halófila, así como largas playas y dunas de arena fina. Una de las actividades que no puedes perderte si visitas el Delta del Ebro es una excursión en barco hasta su desembocadura, y conocer lugares como Isla de Buda o El Garxal. Muy cerca, en Alcanar, encontrarás la comodidad del Rusticae Tancat de Codorniù.