Siempre nos quedará septiembre
5 hoteles para los que veranean en septiembre

Que agosto se acabe no es una mala noticia para los que huyen del bochorno y las aglomeraciones de julio y agosto, porque septiembre se ha convertido en un mes fetiche y es ideal para disfrutar de unas vacaciones de verano más tranquilas, con temperaturas suaves y con la posibilidad de realizar las mismas actividades que antes pero en un ambiente más despejado. Si eres uno de ellos, aquí tienes 5 hoteles para veranear en septiembre.

 

Encís d’Empordà (Girona)

Si tu idea es aprovechar el mes de septiembre para viajar en pareja, con amigos o por tu cuenta a Girona, Encís d’Empordà es un alojamiento ideal, ya que se trata de un hotel rural exclusivo sólo para adultos en el encantador pueblo medieval de Casavells, en pleno Baix Empordà. En esta antigua masía catalana del siglo XVI, de singular arquitectura y excelentes vistas, hay cabida para los amantes de la naturaleza, el turismo activo, la cultura y la gastronomía, estando a tiro de piedra de las playas de la Costa Brava, el Triángulo Daliniano, caminos rurales, yacimientos arqueológicos o pueblos con encanto.

Primero Primera (Barcelona)

Después de las aglomeraciones de julio y agosto, Barcelona se muestra más natural en septiembre, con el descenso de turistas y la vuelta a la rutina de sus ciudadanos. Por eso es un buen momento para visitar la ciudad y descubrir sus secretos, como el hotel boutique Primero Primera. Situado en el barrio residencial de Tres Torres, a 10 minutos del centro, el primer piso de esta casa burguesa construida en 1955 ha sido residencia de la familia propietaria, dejando el resto para los huéspedes. De ahí el trato cercano y el ambiente familiar que se respira en este hotel con encanto de 30 habitaciones y coquetos salones para leer, descansar y charlar.

Quinta dos Carvalhos (Portugal)

¿Y por qué no una escapada al país vecino? Muy cerquita de Castelo Branco, la ciudad más importante de la Beira Baixa, se encuentra Quinta dos Carvalhos, una enorme finca agrícola dedicada a actividades agrícolas y ganaderas, como el pasto de ovejas, desde hace varias generaciones. La casa que la preside data del siglo XVII y en la actualidad es posible alojarse en alguna de sus 5 habitaciones, o incluso alquilar toda la casa, que tiene una capacidad para 12 personas. Desde aquí podrás practicar senderismo, dar paseos en barco, participar en catas de vino y aceite o visitar pueblos históricos.

Predi Son Jaumell (Mallorca)

El buen tiempo sigue en septiembre, si acaso más suave, y apetece tomar el sol y darse un chapuzón en la playa. En este caso, el destino ideal es una isla como Mallorca, con sus playas y calas de agua turquesa, que combinan muy bien con su historia, arquitectura, tradición, naturaleza y buena gastronomía. En el tranquilo pueblo de Capdepera, a escasos kilómetros del mar, encontrarás el hotel Predi Son Jaumell, que cuenta con 24 suites, cada una con su propio carácter, con vistas al campo y al castillo medieval de la localidad. No te podrás resistir a sus restaurantes, solárium y su encantadora piscina.

Es Petit Hotel de Valldemossa (Mallorca)

Otra opción para los que veranean en septiembre en Mallorca es el hotel Es Petit Hotel de Valldemossa, en el interior del pueblo homónimo, a 15 minutos de Palma de Mallorca. Aquí encontrarás la tranquilidad entre valles, rodeado de altas y frondosas montañas, y disfrutarás de la arquitectura tradicional desde esta casa familiar rehabilitada. En Valldemossa también encontrarás un gran tesoro: la Cartuja de Valldemossa, donde han pasado largas temporadas ilustres personajes, destacando la estancia de Chopin y George Sand de 1838 a 1839, ya que Chopin compuso entonces sus Preludios Op. 28 y Sand escribió “Un invierno en Mallorca”.