Rusticae Rusticae

El Bosque Encantado
6 hoteles para disfrutar del bosque en otoño

El crujir de las hojas, el olor a humedad, las setas, los colores amarillos, naranjas, rojos... El bosque en otoño se transforma y ofrece un espectáculo natural mágico. Prepárate para vivir este otoño paseos evocadores en el bosque teniendo como base alguno de estos seis hoteles.

 

Artesa Apartamentos & Spa (Segovia)

Los apartamentos Artesa te ofrecen la posibilidad de disfrutar en familia o con amigos de numerosos enclaves naturales, al situarse en la falda de Somosierra. El otoño es una buena ocasión para alojarse aquí y pasear por los bosques de la Sierra de Ayllón, como el Hayedo de La Pedrosa, uno de los bosques de hayas más meridionales del mundo.

Es una delicia caminar por las húmedas laderas del Puerto de la Quesera y contemplar los colores ocres y rojos de sus árboles, junto al nacimiento del río Riaza. Los hayedos también se unen a los robles, serbales, acebos, abedules y tejos en este pequeño bosque caducifolio.

Can Cuch (Montseny)

Otro hotel con ubicación privilegiada para disfrutar del bosque en otoño –y durante todo el año- es el Can Cuch, que se levanta en un rincón perdido del Parque Natural del Montseny, arropado por majestuosos encinares y pastos, y con unas vistas que llegan hasta el mar.

Si vas a Barcelona este otoño, dedica una jornada a pasear por los bosques del Montseny, propios de parajes centroeuropeos y mediterráneos. Aprecia la biodiversidad y la huella cultural de esta reserva de la biosfera realizando senderismo, rutas a caballo, BTT, vuelos en globo…

Finca El Ventós (Girona)

El hotel Finca El Ventós se encuentra en pleno Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, por lo que está rodeada de sus volcanes y de sus magníficos bosques de encinas, alcornoques, robles y hayas. Dicen que la mejor época para visitar esta zona es en otoño. ¿Te lo vas a perder?

Te recomendamos que descubras el Hayedo de Jordá, que es uno de los más espectaculares de Cataluña, porque sus ejemplares han crecido sobre una colada del volcán del Croscat, en un terreno llano y a poca altitud, que no es frecuente en la Península para este tipo de árboles.

Hotel Churrut (Navarra)

Este hotel con encanto está situado en el pueblecito de Vera de Bidasoa y constituye un buen punto de partida para conocer los bosques más bonitos de Navarra y País Vasco. Puedes pasear por el Parque Natural de las Peñas de Aya o el Parque Natural Señorío de Bertiz.

También puedes recorrer los bosques del Valle del Baztán o acercarte a la Selva de Irati, que es uno de los bosques más famosos de España y el segundo hayedo-abetal más extenso y conservado de Europa. En otoño alcanza su máximo esplendor, ¡ven a verlo!

Finca La Fronda (Huelva)

Alojarse en la Posada Finca La Fronda es sumergirse en un paraíso natural con mayúsculas en Huelva, ya que se encuentra en pleno Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, declarado Reserva de la Biosfera.

El gran interés de este parque es la riqueza de sus paisajes, con bosques de castaños y bosques de ribera. Aquí es posible desconectar, realizando senderos que empiezan prácticamente en la puerta del hotel, así como rutas a caballo o ir en busca de setas en este tiempo otoñal.

Casa Grande da Fervenza (Lugo)

Gracias a la rehabilitación de esta antigua casa de piedra hoy puedes disfrutar de la naturaleza que antaño rodeaba el quehacer del molinero: el bosque de A Fervenza, con sus robles centenarios, pozas, charcas, lagunas y el rumor del río Miño.

Casa Grande da Fervenza se encuentra justo en frente del viejo molino del siglo XVI y permite conocer el modo de vida ancestral de esta Galicia más profunda, con la ventaja de estar a pocos kilómetros de la ciudad de Lugo. Es una experiencia mágica pasear por el bosque, que hoy forma parte de las zonas de máxima protección de la Reserva de la Biosfera Terras do Miño.