MARRAKECH GUÍA RUSTICAE - HOTELES EN MARRAKECH CON ENCANTO - RIADS EN MARRAKECH

¡Guía de Marrakech con encanto! ✅¿Estás buscando Hoteles en Marrakech? En Rusticae seleccionamos, los mejores Hoteles en Marrakech con encanto y a los mejores precios. ¡Ven a un Riad en Marrakech con encanto ¡Precios imbatibles! ¡Reserva ya Online!

Hemos encontrado 4 alojamientos

9.9

Riad Abracadabra
Hoteles Rusticae

(Marrakech, Marruecos)

El hotel Riad Abracadabra es un hotel con encanto bendecido con una fabulosa ubicación. La medina de Marrakech es un mundo que permanece, pese a la penetración...

Ver hotel en el mapa Más información
9.3

Riad Dar Justo
Hoteles Rusticae

(Marrakech, Marruecos)

Dar Justo es una antigua casa tradicional que data del siglo XIV reconstruida y decorada con un sabio equilibrio entre tradición, originalidad y modernidad...

Ver hotel en el mapa Más información
Cool planEscapadas a Marrakech
Marrakech Guía Rusticae hoteles con encanto Marrakech

MARRAKECH GUÍA RUSTICAE - HOTELES EN MARRAKECH CON ENCANTO - RIADS EN MARRAKECH RUSTICAE

¡Guía de Marrakech con encanto! ✅¿Estás buscando Hoteles en Marrakech? En Rusticae seleccionamos, los mejores Hoteles en Marrakech con encanto y a los mejores precios. ¡Ven a un Riad en Marrakech con encanto ¡Precios imbatibles! ¡Reserva ya Online!

Hoteles en Marrkech

Selección de Hoteles en Marrakech Rusticae. El corazón de Marrakech es su Medina o ciudad vieja, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985. Sus 16 km de perímetro fortificado albergan los principales monumentos de la ciudad y la vida bulliciosa de zocos, cafés, plazas o hammams que caracterizan a la Ciudad Roja.

La Medina de Marrakech carga a sus espaldas el peso de la historia de Marrakech, en la que se sucedieron distintas dinastías, desde los almorávides hasta los alauí (a la que pertenece el actual rey Mohamed VI), pasando por las épocas de esplendor de los almohades y los saudíes. El paso de sultanes y visires por Marrakech, y el trabajo de numerosos artesanos locales, tienen como resultado los bellos palacios, mezquitas, jardines, madrazas y mausoleos que podemos admirar en la actualidad.

<strong>Hoteles en Marrakech</strong>

Hoteles en Marrkech en Otoño

La primavera y el otoño son las mejores épocas para viajar a Marrakech, ya que las temperaturas oscilan entre los 20 y los 25º C. Así que no pierdas el tiempo y prepara tu escapada a la Ciudad Roja entre septiembre y noviembre, lejos ya del mes del Ramadán y los calores rigurosos del verano. Déjate llevar por sus olores, el ambiente de sus plazas y mercados, visita sus monumentos y contempla las magníficas puestas de sol del otoño, con el telón de fondo de las incipientes montañas nevadas del Atlas. Mira nuestros Hoteles en Marrakech.Viajar a esta Ciudad Imperial de Marruecos constituye una experiencia única en cualquier momento del año, pero ahora que los turistas vuelven a sus trabajos y quehaceres, su esencia se deja ver mejor. Descubrirás que, aunque no está tan lejos, te parecerá estar en otro mundo. Otra cultura, otras tradiciones, otro idioma, otra gastronomía, otro estilo de vida… En definitiva, un exotismo que no te dejará indiferente y no será difícil querer repetir, porque Marrakech tiene mucho encanto.

<strong>Hoteles en Marrakech Rusticae</strong>

Marrkech en Otoño

Hoteles en Marrakech. El corazón de Marrakech es su Medina o ciudad vieja, núcleo de gran importancia histórica donde se encuentran los principales monumentos de la ciudad, estando además declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1985. El centro neurálgico y principal atractivo es la Plaza de Djemaa el Fna, un buen lugar para tomar el pulso a la ciudad y disfrutar de un espectáculo incesante. Aquí puedes encontrarte de todo a cualquier hora del día: encantadores de serpientes, vendedores de zumos de naranja, músicos, puestos de comida, domadores de monos, malabaristas…

<strong>Hoteles en Marrakech únicos</strong>

Hoteles en Marrkech en Otoño

Visitar el Zoco de Marrakech es internarse en un laberinto de callejuelas llenos de puestos de venta, agrupados por productos y gremios, donde probar el arte del regateo. Comida, ropa, muebles, artesanía, especias, souvenirs… ¡Es el paraíso de las compras! Aunque los no musulmanes no pueden entrar en las mezquitas, vale la pena contemplar el exterior de las más famosas, como la Mezquita Koutoubia y su minarete. Otros lugares de interés son las Tumbas Saadíes, el Palacio Bahía, la Madraza de Ben Youssef, el Museo deMarrakech, el Palacio Real, el Jardín de Menara o el Jardín Majorelle. También puedes aprovechar para hacer una excursión al desierto del Sáhara o por la cordillera del Atlas. Y para descansar no se nos ocurre mejor opción que sus riads. En Rusticae contamos con hoteles alojados en estas lujosas y tradicionales construcciones de Marrakech. Reserva ya en uno de nuestros Hoteles en Marrakech

<strong>Hoteles en Marrakech - Hotel Riad de la Belle Epoque Rusticae</strong>

Hoteles en Marrakech en Navidad

Si la idea es huir de la Navidad y pasar estas fechas en un lugar que nos ofrezca otras experiencias, te recomendamos que viajes a Marrakech y conozcas Marrakech por completo. Te empaparás de una cultura totalmente distinta, marcada por la llamada a la oración en las mezquitas, los bulliciosos zocos, las comidas especiadas, el té o sus acogedores riads. En Marrakech no verás árboles de Navidad, adornos, luces o belenes. Tampoco escucharás villancicos ni te toparás con los típicos mercadillos navideños. En cambio, podrás disfrutar de una experiencia única que todos debemos vivir alguna vez en la vida. Marrakech es una de las ciudades favorita para tomar contacto con el mundo árabe. Su cercanía y su historia, estando durante un tiempo bajo protectorado francés, presenta indudables vínculos con Europa. Marrakech se encuentra al pie de la cordillera del Atlas y a las puertas del desierto del Sáhara, conservando el aspecto de fortaleza y el carácter comercial que motivó su creación a mediados del siglo XI. A Marrakech también se la conoce como la Ciudad Roja, por el color de sus construcciones. El corazón de Marrakech es la Medina, declarada Patrimonio de la Humanidad, y donde se encuentran los principales monumentos. Hoteles en Marrakech Rusticae

<strong>Hoteles en Marrakech en Navidad</strong>

Guía de Marrakech, La Medina

Dentro de la Medina de Marrakech resulta fácil perderse por sus estrechas e intrincadas calles. Olvida el mapa y descubre los rincones de la ciudad vieja, sabiendo que perderse forma parte de la experiencia. No tendrás problemas para encontrar la Plaza de Djemaa el Fna, el centro neurálgico de Marrakech. Aquí puedes encontrar de todo, desde un encantador de serpientes a domadores de monos, pasando por vendedores de zumos de naranja o puestos de especias. También hay que regatear en las tiendas del zoco, visitar el Palacio Real y las Tumbas Saadíes, así como admirar el exterior de las mezquitas y madrasas, como la Mezquita Koutoubia o la Madrasa de Ben Youssef.Para descansar, no se nos ocurre mejor lugar que los riads, casas tradicionales marroquíes construidas alrededor de un patio central. Nuestros Hoteles en Marrakechse alojan precisamente en frescos y elegantes riads de la Medina que, de puertas afuera, invitan a imbuirse en el ambiente de la ciudad vieja, y de puertas para adentro, relajarse en un entorno privado, de bella arquitectura y decoración.

<strong>Hoteles en Marrakech en Navidad - La Medina</strong>

La Medina de Marrakech - Hoteles en Marrakech Rusticae

El corazón de Marrakech es su Medina o ciudad vieja, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985. Sus 16 km de perímetro fortificado albergan los principales monumentos de la ciudad y la vida bulliciosa de zocos, cafés, plazas o hammams que caracterizan a la Ciudad Roja. La Medina carga a sus espaldas el peso de la historia de Marrakech, en la que se sucedieron distintas dinastías, desde los almorávides hasta los alauí (a la que pertenece el actual rey Mohamed VI), pasando por las épocas de esplendor de los almohades y los saudíes. El paso de sultanes y visires, y el trabajo de numerosos artesanos locales, tienen como resultado los bellos palacios, mezquitas, jardines, madrazas y mausoleos que podemos admirar en la actualidad. Los espectaculares bastiones de tierra roja delimitan La Medina de Marrakech, aunque una vez dentro resulta fácil perderse por sus estrechas e intrincadas calles. Ya sea la primera vez en Marrakech, o la cuarta, todo paseo por la ciudad comienza en la famosa Plaza de Djemaa el-Fna, indiscutible centro neurálgico donde puedes encontrarte de todo: encantadores de serpientes, vendedores de zumo de naranja, aguadores, puestos de especias, músicos o teatro callejero. Un espectáculo que no cesa, y que es digno de ver en cualquier momento del día.

<strong>La Medina de Marrakech - Hoteles en Marrakech Rusticae</strong>

La Medina de Marrakech - Hoteles en Marrakech Rusticae

Como referencia en caso de pérdida, y ayuda para regresar a Djemaa el-Fna y alrededores, está el magnífico minarete de la mezquita de Koutoubia, prototipo de La Giralda de Sevilla y de Le Tour Hassan de Rabat, que tiene nada menos que 70 metros de altura en Marrakech. Koutoubia es la mezquita más importante de Marrakech y cinco veces al día le rodea un halo de espiritualidad con la voz del muecín llamando a la oración. En dirección al norte de la Medina, hay que hacer una pequeña parada en la plaza de Rahba Kedima para curiosear en sus puestos de pócimas y remedios curativos para todo tipo de males. Un poco más arriba se ubica la Madraza Alí ibn Yusuf, que sobrecoge por su solemne ornamentación. El artesonado de las cúpulas del vestíbulo, los balcones de celosías o las maravillas andalusíes del patio son algunos ejemplos. La visita requiere tiempo para admirar el exterior y conocer el interior del que fue en su día el mayor centro de estudios coránicos del norte de África. Si eres un apasionado del arte o quieres descubrir la creatividad de los artistas de Marrakech, aprovecha para acercarte al Musée de Marrakech, antiguo Palacio Mnebhi, y a Dar Bellarj, convertido en el primer centro de arte de la ciudad. Si prefieres callejear, puedes contemplar la Fuente Mouassine, echar un vistazo al trabajo que se realiza en los numerosos fondouqs (pensiones con talleres de artesanos en la planta baja) o regatear en los zocos de la medina.

<strong>La Medina de Marrakech - Hoteles en Marrakech con encanto</strong>

Hoteles en Marrakech Rusticae

El sur de la Medina es el territorio de los grandes palacios y los lujosos riads de Marrakech. En Dar Si Said, actual Museo de Artes Marroquíes, impresiona la cúpula de madera pintada de la cámara nupcial, la puerta tallada, las colecciones de dagas y las vistas desde el patio del harén. En el Palacio Bahia destaca el artesonado pintado de sus techumbres. Tampoco hay que perderse las ruinas del Palacio el-Badi, la Koubba (o capilla) Ba’adiyn, el Palacio Real y, sobre todo, las Tumbas Saadíes y su famosa Cámara de las Doce Columnas, lujosa estancia donde descansa el sultán Ahmed al-Mansour. Para completar la visita a la Medina, son también lugares de interés la Maison Tiskiwin, dedicada a las distintas regiones de Marruecos; y el mellah, núcleo de la comunidad judía, con su sinagoga, mercado y cementerio. Y no nos olvidamos de la comida, mucho más casera en la medina. Lo ideal es ir picando durante el día, y probar las aceitunas verdes, la sopa de judías blancas, las ensaladas, el cuscús o el tajine. Terminando con una taza de café o un té a la menta, y unos dulces almendrados.

<strong>Hoteles en Marrakech Rusticae únicos</strong>

Hoteles en Marrakech

El descanso en la Medina está asegurado en sus relajantes hammams y en sus encantadores riads, casas tradicionales marroquíes construidas alrededor de un patio central. Nuestros hoteles Rusticae de Marrakech se alojan precisamente en frescos y elegantes riads de la ciudad vieja que, de puertas para afuera, invitan a imbuirse en el ambiente de la Medina, y de puertas para adentro, relajarse en un entorno privado, de bella arquitectura y decoración, con todas las necesidades cubiertas. Ven a descubir uno de nuestros Hoteles en Marrakech

<strong>Hoteles en Marrakech Románticos</strong>