Hoteles con encanto en Pirineo Aragonés

Cool planTodo sobre Pirineo Aragonés

Hemos encontrado 3 hoteles

Loading

Conoce todo sobrePirineo Aragonés

Nieve, naturaleza y cultura en el Pirineo Aragonés

¡Conoce su diez imprescindibles!

El Pirineo Aragonés es la meca de la alta montaña española, con cumbres que superan los 3.000 m de altitud. Su accidentada orografía ha sido, precisamente, la salvación de sus paisajes, arquitectura y costumbres populares. Aquí encontrarás planes culturales y de naturaleza durante todo el año, aunque el invierno sigue siendo el protagonista gracias a sus estaciones de esquí. ¡Descubre sus 10 imprescindibles!

1. Jaca, la capital del Pirineo Aragonés

Jaca es mucho más que el punto de partida para conocer el Pirineo Aragonés, la ciudad oscense también reclama tiempo para ella, para conocer su historia, su legado monumental y su variada oferta cultural. Pasea por su casco histórico, uno de los mejor conservados de Aragón, donde destaca su catedral de estilo románico y su ciudadela pentagonal. Disfruta también de su buen ambiente y del tapeo en sus bares.

2. Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Los parajes más genuinos de los Pirineos son los de Ordesa y Monte Perdido. El segundo parque nacional más antiguo de España está dominado por el macizo calcáreo de las Tres Sorores y alberga espacios tan singulares como el Cañón de Añisclo, las Paredes de Cotatuero, la Cascada de Soaso o las Gargantas de Escuaín.

3. Estación de Canfranc

Muy cerca de la frontera con Francia, el municipio de Canfranc merece una visita para conocer la Estación Internacional de Canfranc. Construida para unir Francia y España a través de los Pirineos, e inaugurada en 1928 por Alfonso XIII, la estación está inspirada en la arquitectura palacial francesa del siglo XIX.

4. Monasterio de San Juan de la Peña

A las afueras del pueblo de Santa Cruz de la Serós se esconde otro bello tesoro del Pirineo Aragonés: el monasterio románico de San Juan de la Peña. Fue el monasterio más destacado de Aragón en la Edad Media y su situación es muy singular, ya que está bajo una gran roca. En su Panteón Real fueron sepultados un gran número de reyes aragoneses y el templo forma parte del Camino de Santiago.

5. Valle de Benasque

El Valle de Benasque es el más abrupto y uno de los más bellos del Pirineo Aragonés. Está rodeado por la mayor concentración de picos mayores de 3.000 m, entre los que destaca el Aneto. Sus numerosos ríos, lagos y bosques hacen las delicias de los amantes de la naturaleza, aunque también alberga una rica arquitectura altoaragonesa, iglesias románicas y tradiciones bien arraigadas en pueblos como Benasque, Cerler, Villanova o Laspaúles.

6. Parque Natural de los Valles Occidentales

En el Parque Natural de los Valles Occidentales la vegetación es húmeda y fresca, por lo que podemos ver grandes extensiones de hayedos, abetales, bosques de pino negro y tejos, entre los que destaca la Selva de Oza. También son paradas obligatorias los pueblos de Aísa, Hecho y Ansó, con sus casas de piedras y las tradicionales chimeneas troncocónicas.

7. Baños de Panticosa

El mayor reclamo turístico de Panticosa, en la comarca de Alto Gállego, es su afamado balneario de aguas termales. Emplazado en el Valle de Tena, a 16.30 m de altitud, el balneario es un lugar para el reposo y el bienestar, un lago natural que recoge las aguas procedentes de los torrentes que descienden de las cumbres.

8. Ruta de las iglesias del Serrablo

Otro plan cultural es la Ruta de las Iglesias Mozárabes del Serrablo, en torno al curso alto del río Gállego, muy cerca de la localidad de Sabiñánigo. Se trata de un conjunto de 14 iglesias medievales de planta rectangular, ábside semicircular o rectangular, y presencia de una torre-campanario. Como ejemplo, la iglesia de Santa Eulalia de Orós Bajo, la iglesia de San Pedro de Lasieso o la ermita de San Bartolomé de Gavín.

9. Deslizarse por la nieve

Cuando llega el invierno y la nieve tiñe de blanco el Pirineo Aragonés, son muchos los aficionados al esquí que preparan su equipo para practicar su deporte favorito en estas tierras. Disfruta del esquí, los trineos, las raquetas o el patinaje en las estaciones de Astún, Candanchú, Cerler, Panticosa o Formigal.

10. Gastronomía de altura

La gastronomía del Pirineo Aragonés consta de platos sencillos pero contundentes, para soportar el frío. En esta cocina de alta montaña predominan las carnes, los embutidos; las verduras y las setas. Entre las recetas más conocidas destacan las migas de pastor, el ternasco al horno, las chiretas, el pollo al chilindrón, el cardo con salsa de almendras y piñones o bacalao al ajoarriero.