Rusticae Rusticae

VUELTA A LA PREHISTORIA
3 Cuevas que te harán viajar al pasado

Cueva de Santimamiñe - Vizcaya

Declarada Patrimonio de la Humanidad en 2008, la Cueva de Santimamiñe está situada en la Reserva de Urdaibai y constituye el yacimiento arqueológico más importante de Vizcaya. En su interior destacan pinturas rupestres de hace más de 13.000 años, representando bisontes, caballos, cabras y osos.

Para no dañarlas, el acceso se limita a la entrada de la cueva, pero también se puede disfrutar de recorridos virtuales en 3D. Después de la visita, nada mejor que descansar en el hotel Aldori Landetxea, a sólo 16 minutos de la cueva.

Cueva de Covalanas - Cantabria

Si has elegido el hotel Casona de Quintana para tu escapada en Cantabria, una visita obligada es la de la Cueva de Covalanas, a 17 km. Todo un viaje en el tiempo, a más de 20.000 años de antigüedad para contemplar las famosas ciervas rojas.

La cueva fue descubierta a principios del siglo XX en el término municipal de Ramales de la Victoria, en el tramo bajo del río Asón. Las pinturas de la gruta, incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad, siguen la técnica del trazo punteado o baboso.

Cueva del Pindal - Asturias

La belleza de la Cueva del Pindal comienza en el exterior, al situarse en un acantilado del concejo asturiano de Ribadedeva. También ostenta la declaración de Patrimonio de la Humanidad y alberga interesantes muestras pictóricas del Paleolítico Superior.

Se pueden ver bisontes, caballos y ciervos, pero también figuras menos frecuentes en la Cornisa Cantábrica, como un pez y un mamut. La más famosa es el elefante con mancha en forma de corazón. Conoce a fondo el patrimonio de esta cueva teniendo como base el hotel Quinta de Villanueva.