Phone +34 914 879 017

Valencia   
todo luz   

En el este de España, entre mar y montaña, la provincia de Valencia es un representante de excepción de la forma de vida mediterránea. Más allá del sol y la playa, en Valencia hay mucho por descubrir, ciudades históricas como Sagunto, espacios naturales como La Albufera, arte moderno como la Ciudad de las Artes y las Ciencias de la capital, fiestas de fama internacional como las Fallas o una gastronomía muy genuina a base de productos locales como el arroz, la naranja o la chufa.

La provincia de Valencia es rica en patrimonio cultural y artístico, como lo demuestran sus ciudades históricas y sus monumentos. En el norte, la antigua Arse de los íberos y la Saguntum de los romanos, Sagunto constituye una visita imprescindible para los amantes de la historia. Conserva su teatro romano del s. I, castillo árabe con restos íberos y romanos, cisternas, murallas… También destaca la Plaza Mayor porticada, la judería o la iglesia gótica de Santa María. Otras ciudades históricas de gran interés son Liria, famosa por su patrimonio arqueológico y religioso; Xátiva con su castillo, colegiata o el Almudín; Requena y su medieval Barrio de La Villa; o Bocairent, donde encontramos la Torre de Mariola o el conjunto de las Covetes dels Moros, cuevas artificiales del siglo X-XI.

Tampoco hay que perderse el castillo, el santuario de la Virgen del Castillo y la Casa de la Enseñanza en la localidad costera de Cullera. En la vecina Gandía, además de buenas playas, también merece la pena visitar el Palacio Ducal, que fue casa de San Francisco de Borja y está considerado una de las mansiones señoriales más importantes de la Corona de Aragón. Otros atractivos de la provincia son el castillo de El Puig, la Torre de Paterna, la Cueva o Torre de las Maravillas de Alcira, o el Barrio de la Villa de Ontinyent.

El litoral de la provincia de Valencia, bañado por el Mediterráneo, ofrece más de 100km de playas de aguas poco profundas, ideales para el baño. Podemos citar las playas de Cullera, Gandía, Oliva o El Puig. Destacan también las playas urbanas de la capital, como Malvarrosa, o las playas de espectaculares dunas de La Albufera, como El Saler. Pero el patrimonio natural de Valencia no se reduce al sol y a la playa, en su territorio encontramos nada menos que ocho Parques Naturales. Sobresalen Las Hoces del Cabriel; el valioso humedal costero de La Albufera; el Parque Natural del río Turia; o La Puebla de San Miguel, donde se encuentra el Cerro Calderón o Alto de las Barracas, la cima más alta de la Comunidad Valenciana, con 1.837 m de altitud.

Uno de los mayores reclamos de Valencia son sus festividades. Su rica historia y la conservación de sus tradiciones más arraigadas son responsables del gran número de fiestas que se celebran a lo largo del año en la provincia. Marzo es una fecha marcada en el calendario para los valencianos porque llegan las Fallas de Valencia, declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional. Los protagonistas son los castillos, las mascletás y los monumentos falleros, en un ambiente de luz, color y mucha pirotecnia. La Tomatina de Buñol es también Fiesta de Interés Turístico Internacional, donde los participantes se tiran tomates unos a otros el último miércoles de agosto, coincidiendo con sus fiestas patronales. Son también destacadas en la provincia las fiestas de Moros y Cristianos, Semana Santa, Feria de Agosto de Xátiva, la Puja i Roda de Sant Roc en Burjassot o las fiestas de la Mare de Deu de Algemesí.

La ciudad de Valencia es la capital de la provincia y de la comunidad autónoma. Su dilatada historia, innumerables monumentos, ubicación en la costa levantina y espíritu innovador hacen de Valencia uno de los lugares más atractivos de España. Romanos, musulmanes y cristianos han contribuido a conformar un rico patrimonio, dando lugar a uno de los cascos históricos más extensos de España. Destacan la catedral de Valencia y la torre del Miguelete, la Lonja de la Seda o las Torres de Serranos y de Quart. Como edificios modernistas destacan el Mercado Central de Valencia o la estación del Norte. La arquitectura de los últimos años viene de la mano de Santiago Calatrava, siendo la Ciudad de las Artes y las Ciencias la obra más popular de la ciudad. Otros atractivos son sus parques, museos y playas.

El mayor proveedor de la gastronomía de Valencia es la huerta valenciana, y su ingrediente principal es el arroz, en su variedad de arroz bomba. De fama internacional es la paella valenciana, aunque no desmerecen los arroces caldosos, como el arroz con alubias y nabos. La cocina valenciana es típicamente mediterránea, y no faltan frutas como la naranja, verduras como la col de bruselas, y pescados y mariscos como el bacalao o las almejas. Podemos citar platos típicos como el all-i-pebre de anguila, tellinas, escudella barrejada, coca valenciana, chuletas de cordero con ali-oli, olla de trigo o la fideúa. La repostería valenciana tampoco se queda atrás, con sus peladillas, mazapanes, buñuelos, pasteles de boniato o rosquillas de calabaza. Y entre sus bebidas son populares la horchata de chufa y el agua de Valencia.

Ciudades históricas, parques naturales, playas, fiestas de gran arraigo, arte moderno y una gastronomía donde el rey es el arroz… Valencia es sin duda el paradigma del Mediterráneo.