Descubre-Canfranc
La estación de los Pirineos

Canfranc es un enclave histórico en el Pirineo Aragonés. La voluntad de unir Francia y España atravesando los Pirineos por Somport, condujo a la construcción de la imponente estación internacional de ferrocarril en la primera mitad del siglo XX. Pero además, Canfranc también es conocida por ser tierra de comerciantes y peregrinos del Camino de Santiago. Visita el patrimonio de la villa y recorre la comarca oscense de La Jacetania, con un impresionante arte románico, arquitectura popular y recursos naturales. No te olvides de su gastronomía y del turismo activo, especialmente el esquí en invierno. Para disfrutar de todo esto, tenemos un hotelito ‘only adults’ que te encantará.

 

Un poco de historia

Un poco de historia

Situado en el profundo valle del Aragón, Canfranc nació en el siglo XI como pueblo fronterizo entre España y Francia. Esta población pirenaica se dedicó fundamlemente al comercio y a la acogida de los viajeros y peregrinos que encaminaban sus pasos por el Camino de Santiago aragonés. Los reyes de Aragón concedieron a Canfranc importantes concesiones, por ejemplo, en el siglo XIV, Pedro IV concedió el llamado “privilegio del vino”, por el cual sus habitantes podían transportar vino blanco y tinto sin pagar el impuesto correspondiente. Sin duda, las comunicaciones interfronterizas han marcado la historia del valle, siendo el puerto de Somport el paso fronterizo menos abrupto y más transitado de todo el Pirineo central. Aunque no es hasta la llegada del ferrocarril cuando el pueblo se revitaliza, especialmente con la construcción de la Estación Internacional de Canfranc.

Foto: Canfranc pueblo. Fuente mavaragon.es

Qué ver en Canfranc

Qué ver en Canfranc

Aunque la Estación de Ferrocarril se lleve todo el protagonismo, no hay que olvidarse de la villa de Canfranc. A pesar de los devastadores incendios de 1617 y 1944, todavía conserva parte de su patrimonio monumental. Como muestra, los restos del castillo de origen medieval, el puente de los peregrinos, la Torre de Aznar Palacín del siglo XIV, la iglesia de la Asunción con sus cuatro retablos barrocos, y los restos de la iglesia de la Trinidad, fundada en el siglo XVI por Blasco de Les para atender a pobres y peregrinos. La importancia estratégica y militar del valle del Aragón, o valle de Canfranc, también nos ha dejado diversos fuertes y posiciones militares, entre los que destacan el Fuerte Coll de Ladrones (s. XVIII – XIX) y la Torreta de Fusileros (s. XIX). Se puded hacer una interesante Ruta Fotográfica siguiendo los paneles que hay repartidos por la localidad para conocer la historia de Canfranc, la Ruta de los Búnkeres de la línea P, un conjunto defensivo construido a lo largo de la vertiente pirenaica española entre 1944 y 1959, o dar un paseo por el Camino de Santiago. Otra visita de interés es el centro A Lurte. Está situado en la antigua Casa de los Ingenieros y se dedica a la gestión de los riesgos en la montaña.

Foto Iglesia de la Asunción de David Ibañez. Fuente canfranc.es

Estación Internacional de Canfranc

Estación Internacional de Canfranc

La Estación Internacional de Canfranc (Bien de Interés Cultural) es el mayor reclamo del municipio. Esta magnífica estación se construyó para unir Francia y España atravesando los Pirineos por Somport, y fue inaugurada en 1928 por Alfonso XIII. Cuenta con una imponente fachada, que recuerda a la de un palacio clasicista y queda enmarcada en el paisaje mágico de la montaña pirenaica. Para su construcción se emplearon los materiales usuales de la arquitectura de principios del siglo XX, como cristal, cemento y hierro. Destacan sus grandes ventanales, abiertos mediante arcos de medio punto, y sus cubiertas de pizarra. La Estación de Canfranc vivió momentos de esplendor y otros oscuros, como los del famoso oro alemán en la II Guerra Mundial. Si quieres conocer toda su historia, no te pierdas las visitas guiadas. También recomendamos el espectáculo de luz y sonido que tiene lugar los viernes, sábados y domingos en el entorno de este histórico edificio.

Foto: Inauguración de Estación de Canfranc por Alfonso XIII. Fuente elcorreo.com

Canfranc 1928

Canfranc 1928

Cada verano, desde 2014, los vecinos de Canfranc recrean la inauguración de la Estación Internacional de Ferrocarril, que tuvo lugar el 18 de julio de 1928. Fue un momento histórico después de la ingente obra de ingeniería que supuso desviar el curso del río Aragón para despejar una explanada de 1.264 m. de longitud y 170 de anchura, probablemente el espacio abierto mayor de Europa para una estación de ferrocarril de esta época. El acto central tiene lugar frente al edificio ferroviario, con la puesta en escena de la llegada del Rey Alfonso XIII y su discurso, acompañado del General Primo de Rivera y el presidente de la República Francesa, Gastón Doumergue. Participan miles de personas, entre actores, personas ataviadas con trajes de época, y otros como público. Además de la recreación, la jornada se completa con otras actividades para disfrutar de un día inolvidable.

Inauguración de la estación por Alfonso XIII. Fuente elcorreo.com

Patrimonio Natural

Patrimonio Natural

Canfranc es un destino para amantes de la naturaleza que quieren disfrutar del Pirineo de Huesca y sus paisajes. Con buen tiempo apetece pasear y hacer rutas de senderismo, como la Senda de los contrabandistas. Este recorrido da la vuelta a uno de los macizos pirenaicos más interesantes por su belleza y también por la variedad de paisajes que ofrece la alta montaña pirenaica. Hay rutas de todo tipo, desde las largas de alta montaña a las de recorrido fácil. Entre las excursiones fáciles tenemos el Barranco Epifanio, la Caseta Blanca o el Paseo de los Melancólicos. Aunque no hace falta caminar mucho para conocer la naturaleza de Canfranc. El Arboretum, por ejemplo, es un pequeño bosque que nos muestra, en un paseo de 15 minutos, muchas de las especies arbóreas presentes en los montes de Canfranc y en el Pirineo. En primavera y en otoño podrás recoger setas, y en invierno cobran protagonismo los deportes en la nieve. Disfruta del esquí alpino y nórdico en los cercanos centros invernales de Astún, Candanchú y Somport.

Foto Arboretum de Canfranc. Fuente depaseoporcanfranc.blogspot.com.es

Qué ver cerca de Canfranc

Qué ver cerca de Canfranc

A media hora de Canfranc se encuentra Jaca, capital de La Jacetania. El trayecto se puede hacer en tren, contemplando el Viaducto de Cenarbe (o de San Juan) y disfrutando de las vistas. Jaca tiene un gran valor monumental. La Catedral es uno de los templos más destacados del primer románico español. No te pierdas en el museo diocesano de arte románico. Pasea por la pentagonal Ciudadela de Jaca, visita la iglesia del Carmen, la Casa Consistorial, el puente de San Miguel o la Torre del Reloj. Entre visita y visita, lo mejor, ir de tapas, a la Tasca de Ana o a El Tanat. En el pueblo de Santa Cruz de la Serós visita el Monasterio de San Juan de la Peña, con su precioso claustro románico. Fue el más importante de Aragón en la Edad Media y su situación es muy singular, ya que está bajo una gran roca. Otros atractivos de la comarca son el monasterio de San Pedro de Siresa, la Peña de Oroel, la Selva de Oza o el dolmen del Valle de Aguar Tuertas. También el Valle de Ansó y la preciosa villa homónima. Combina naturaleza y visitas culturales mientras recorres el Parque Natural de los Valles Occidentales.

Gastronomía

Gastronomía

En La Jacetania podrás comprobar lo bien que se come en el Alto Aragón, a través de sus productos de la tierra y las recetas tradicionales, donde también se reflejan las influencias francesas. Destacan los quesos elaborados con leche cruda, el cordero lechal ansotano, los apreciados boliches de Embún (judías de forma redondeada originarias de este pueblo del Valle de Hecho), la exquisita trufa negra, el jabalí con aceitunas, los pimientos asados, las frutas y verduras de la huerta, las sopas de ajo, las migas, el bacalao al ajoarriero, los embutidos de Berdún o el ternasco asado. También la panadería y repostería que se encuentra en los antiguos hornos de leña de la mayoría de los pueblos. La gastronomía en La Jacetania se vive intensamente. Además de sus restaurantes, lo típico es ir de tapas por los bares. También son frecuentes las ferias y muestras gastronómicas, como las jornadas de trufa de La Jacetania, el concurso de tapas y cazoletas de La Jacetania o la Feria Gastronómica y Fin de Semana de Tapas de Canfranc, que tiene lugar cada verano.

Dónde dormir

Dónde dormir

Si buscas un hotel tranquilo sólo para adultos, donde disfrutar de Canfranc y de todos los encantos de la comarca de La Jacetania, tu lugar es el Hotel Barosse. Se encuentra en el pequeño pueblo de Barós, a los pies de la Peña de Oroel y a 10 minutos de Jaca. Disfrutarás de un hotel de autor, comandado por los mejores anfitriones, José y Gustavo, que lo redecoran constantemente con originalidad y exquisitez. La intimidad y la atención personalizada se refleja en sus 5 únicas habitaciones, que están salpicadas de numerosos detalles que harán de tu estancia una experiencia inolvidable. Nos gustan todas, pero especialmente la habitación Ermita, situada de forma independiente en el jardín, con bañera de hidromasaje y chimenea. También destacamos sus sabrosos desayunos bufé y el pequeño spa con sauna y jacuzzi. Desde aquí se respira la naturaleza del Pirineo de Huesca y es posible realizar numerosas rutas y actividades de turismo activo.

¡Conoce más!