Rusticae Rusticae

Ciudades españolas
para ir de pinchos

Logroño

En el casco histórico de Logroño, después de visitar sus monumentos, hay que realizar la denominada Senda de los Elefantes para degustar los sabores más genuinos de la región, siendo la calle Laurel la más famosa para ir de pinchos.Prueba los champiñones a la plancha, el pincho moruno, el bacalao, la tosta de queso de Los Cameros, los cojonudos… todo ello regado con un vino Rioja. Después, sigue disfrutando de la cultura de esta tierra alojándote en la Hospedería Señorío de Briñas.

San Sebastián

Los pintxos están muy vinculados a la gastronomía vasca, y en San Sebastián se convierten en verdaderas obras de arte culinario en miniatura. La forma más natural de conocer la Parte Vieja es intercalando visitas culturales con paradas en los bares.Teniendo como base el Hotel Villa Soro, contágiate del estilo de vida de los donostiarras, probando exquisiteces como la brocheta de gambas, el risotto de Idiazábal, la tartaleta de txangurro, el buñuelo de bacalao… Para beber, un zurito, una sidra o el tradicional Txacolí.

Pamplona

Si has elegido el Hotel Castillo de Gorraiz para tu escapada en Navarra, una de las visitas imprescindibles es la capital, Pamplona, que confirma la expresión que decimos muchas veces: es que en el norte se come muy bien.En Pamplona es típico ir por los bares del casco antiguo probando diferentes pintxos mientras se hace vida social. Callejea por Estafeta, Espoz y Mina, San Nicolás…, y disfruta con las tortillas, pimientos rellenos, croquetas, ibéricos, chistorras, anchoas o quesos, entre otras delicias navarras.