Hoteles con encanto en Picos de Europa

Cool planTodo sobre Picos de Europa

Hemos encontrado 6 hoteles

Loading

Conoce todo sobre Picos de Europa

Al norte de España, a caballo entre las comunidades de Asturias, Cantabria y Castilla y León,
se levantan los Picos de Europa, cuna del alpinismo en España. Aunque forman parte de la
cordillera Cantábrica, la singularidad de sus tres macizos, la elevada altitud de sus cumbres y,
al mismo tiempo, su cercanía al mar, lo convierten en un enclave con alma propia. Con origen
en la montaña de Covadonga, el Parque Nacional de los Picos de Europa recibe al visitante
en verano, proponiéndole un turismo rural a través de rutas y actividades de senderismo; y
en invierno para practicar el esquí. Esta área de máximo interés ecológico atesora vegetación
atlántica y mediterránea y una fauna representada por el rebeco, el oso, el lobo o el buitre
leonado. Su teleférico permite salvar una pendiente de más de 750 metros, y la visión que
ofrece garantiza que el viaje ha merecido la pena. Los hoteles con encanto Rusticae en los
Picos de Europa están asegurados.

Los Picos de Europa están formados por tres grandes macizos: el macizo occidental o Cornión, el macizo central o de los Urrieles (entre Oviedo, León y Santander), y el macizo oriental o de Ándara. A su vez, estos macizos abarcan muchos picos y formas geográficas de gran interés. Las montañas más altas se ubican en el macizo de los Urrieles, siendo la más elevada la Torre de Cerredo, que ocupa el tercer puesto de la Península, después de Sierra Nevada y los Pirineos. También destacan en el conjunto del Parque Nacional el Urriellu, Torre Blanca, la Peña Santa o el Circo de Ándara. El paisaje de formaciones de caliza se completa con el discurrir de los ríos Sella y Dobra al oeste, y el Deva al este. También han contribuido a crear las formas actuales de los Picos de Europa los ríos Cares y Duje. La corta distancia de los Picos de Europa con el mar, le ha concedido una vegetación atlántica y mediterránea, y sobresalen la encina, el roblo, la haya, el fresno, el nogal o el abedul. En cuanto a su fauna, destaca el rebeco, el oso, el lobo, la nutria, el jabalí, la trucha, el alimoche, el águila real o el buitre leonado.

Los Picos de Europa engloban municipios y pueblos con encanto de las provincias de Asturias,Cantabria y León. Así que hay mucho donde elegir. En Cantabria hay que visitar el municipio de Camaleño y su monasterio de Santo Toribio de Liébana y la localidad de Mogrovejo, declarado Bien de interés cultural y Conjunto Histórico; el pueblo de Potes en la comarca de Liébana; y Lebeña, con su iglesia de Santa María, en el municipio de Cillorigo de Liébana. En Asturias, es imprescindible Cangas de Onís con su puente romano y los lagos de Covadonga; localidades de Cabrales, como Las Arenas y su iglesia de Santa María de Llas, Berodia y su palacio de Díaz Iguanzo o Carreña; Cuñaba, San Esteban, Merodio o Panes en Peñamellera Baja. Por su parte, en León forman parte del Parque Nacional de los Picos de Europa los municipios y localidades de Posada de Valdeón, famosa por sus quesos, y Oseja de Sajambre.Además de visitar los pueblos de la zona y sus monumentos, los Picos de Europa invitan a realizar un turismo activo y hacer planes con niños, realizando escalada, trekking, descenso en canoa por el Sella, rutas en 4x4 o descenso de cañones. El destino Picos de Europa es muy completo, porque además invita a saborear una gastronomía auténtica de montaña, mar y río. La lista es muy amplia: embutidos, ternera roja, jabalí, ciervo, cabrito, trucha, salmón, centollos, lubinas, compota de manzana, fabada con almejas y, por supuesto, los quesos. Destaca el queso de Cabrales, Los Beyos, Gamonéu, de Valdeón o de Peñamellera. Y para beber, qué mejor que brindar con sidra asturiana o con orujo de Liébana.

Turespaña: www.spain.info

El Parque Nacional de los Picos de Europa en la web del Ministerio de Agricultura,

Alimentación y Medio Ambiente:

www.magrama.es