Albarracín
Descubre sus secretos

¡Por fin tenemos un Rusticae en Albarracín! Decir que Albarracín es uno de los pueblos más bonitos de España es sobradamente conocido, y por eso en Rusticae estábamos deseando tener un hotel en este magnífico destino. A 30 minutos de la ciudad de Teruel, sorprende esta localidad medieval encaramada a una montaña al abrigo de los Montes Universales y ceñida por las aguas del río Guadalaviar. Pasear por sus calles es hacer un viaje en el tiempo, con huellas de todas las civilizaciones, especialmente la islámica. Su generoso entorno natural permite disfrutar también del turismo activo y del arte rupestre. Sin duda, el destino perfecto para una próxima escapada, que por fin está disponible en Rusticae.

 

Albarracín un pueblo de postal

Un pueblo de postal

Antes de adentrarse en el casco histórico, Albarracín ya deslumbra con su ubicación. Se encuentra a 1.171 metros de altitud, en una montaña que hace de tránsito entre la sierra de Albarracín, al norte, y los montes Universales al sur. La postal se completa con el río Guadalaviar, que ha creado un profundo tajo a su alrededor, a modo de foso. En esta panorámica sobresalen las murallas, el Alcázar, la Torre de la Catedral o las casas colgantes, con el color rojizo característico, llamado rodeno.

Murallas de Albarracin

Descubre su Historia

Albarracín ha estado poblada desde la prehistoria, como demuestran las pinturas rupestres del Rodeno. De época romana también se conservan algunos vestigios. Pero la civilización que tuvo más incidencia fue la islámica bereber. En el siglo XI, el clan de los Banu Razin alcanzó el poder, convirtiéndose en la dinastía soberana de la taifa de Albarracín, que duró nada menos que 94 años. De esta época son el castillo, la torre del Andador y las murallas. Después pasó a manos de la familia cristiana de los Azagra, que hicieron de la ciudad un señorío independiente de Castilla y Aragón, llegando a crear un obispado propio. Tras varios intentos de conquista, en 1300 pasó definitivamente a la Corona de Aragón.

Casa Julianeta en Casco Histórico de Albarracín

Conjunto Histórico-Artístico

La localidad es Monumento Nacional desde 1961 y se encuentra propuesta por la Unesco para ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la belleza e importancia de su patrimonio histórico. La difícil orografía ha creado un trazado singular, con escalinatas, pasadizos y muros irregulares. En este escenario se encajan los monumentos y las casas de arquitectura tradicional, donde destaca la Casa de la Julianeta, con sus formas imposibles. Visita obligada es la Catedral del Salvador, el Castillo, las murallas, la Torre del Andador, el Palacio Episcopal o la Plaza Mayor.

Patrimonio Natural

Patrimonio Natural

La naturaleza de Albarracín, inmersa en su mayor parte en el Parque Protegido de los Pinares de Rodeno, alberga una gran diversidad de ecosistemas y paisajes. Desde cañones a suaves praderas, pasando por cortados, barrancos, peñas, roquedales o extensos bosques. Aquí crecen pinos, sabinas, robles… y una fauna compuesta por ciervos, corzos, jabalíes o aves rapaces. En la Sierra también aparecen manantiales, lagunas y nacimientos de río como el Guadalaviar. El clima lluvioso favorece la proliferación de numerosas setas en otoño, convirtiéndose en esas fechas en un paraíso para los amantes de la micología. Estos escenarios también son ideales para practicar actividades de turismo activo, como senderismo, BTT, barranquismo, escalada o paseos a caballo.

Parque Cultural de Albarracin

Arte Rupestre

A escasos kilómetros de la localidad se encuentra el Parque Cultural de Albarracín, que muestra más de veinte abrigos en la roca, donde se aprecia uno de los más destacados artes rupestres levantinos. Estos conjuntos forman parte del Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica, declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO. Uno de los más famosos es el abrigo del Prado del Navazo, también conocido como “Toricos de Navazo”. Data del Neolítico y alberga grabados y grandes figuras blancas de animales. Las más singulares son las imágenes de toros, a las que posteriormente se les añadieron unas figuras de arqueros. También son de interés las manifestaciones de arte rupestre de Cocinilla del Obispo y Cueva de Doña Clotilde.

Setas y Niscalos-Gastronomia Albarracin

Gastronomía

La gastronomía de la zona se basa en la ganadería y la agricultura, con influencias árabes, y una importante incidencia de la riqueza micológica, las costumbres pastoriles y la caza. Entre sus platos se encuentran las gachas, migas, sopas de ajo, gazpacho serrano, borraja, trucha, níscalos, caldereta de cordero o el guiso de roro. También destaca el queso del Albarracín, reconocido a nivel mundial. Y no pueden faltar los embutidos, como el inconfundible jamón de Teruel, con Denominación de Origen. De postre hay que probar las tortas, las magdalenas y las rosquillas árabes. Aprovechad el otoño para probar sus deliciosos platos con setas

Rusticae La Casa del Tío Americano hotel con encanto en Albarrac

Para alojarse, mejor con vistas

A extramuros de la ciudad, en el barrio de los Palacios, se encuentra La Casa del Tío Americano, un hotel familiar con unas vistas impresionantes al casco histórico de Albarracín y su entorno natural. La casa ha sido rehabilitada utilizando materiales tradicionales y respetando al máximo los volúmenes y la distribución. Cuenta con 6 habitaciones que combinan la decoración rústica con elementos modernos, y unas vistas maravillosas. Cada mañana se sirve un desayuno bufé con los mejores productos frescos de la zona, que se puede degustar en el comedor o en el jardín. ¿Qué mejor alojamiento para conocer Albarracín que éste?

¡Saber más!