Hoteles con encanto en Francia

Cool planTodo sobre Francia

Hemos encontrado 3 alojamientos

Loading

Conoce todo sobre Francia

Francia es uno de los países más visitados del mundo. Sus regiones albergan tal variedad de paisajes, historia, cultura y tradiciones, que es imposible resistirse a sus encantos. Sus principales referencias son París, su capital, y el parque de atracciones Disneyland Paris. Pero si verdaderamente quieres conocer a nuestro vecino del norte, no te pongas limitaciones y aventúrate a recorrer otros lugares únicos.

En Bretaña y Normandía descubrirás una Francia muy distinta, con una costa salvaje de amplias bahías y acantilados de vértigo como los de Étretat. Un paraíso para los amantes de la naturaleza, pero también de la historia, con un sinfín de pueblos medievales con mucho encanto. También podrás revivir el Desembarco de Normandía y otros episodios de la Segunda Guerra Mundial. Y si quieres conocer un lugar de postal, no olvides visitar el Mont Saint Michel.

Países del Loira es una región exuberante con paisajes espectaculares, que destaca por la Ruta de los Castillos del Valle del Loira. El Castillo de Chenonceau es uno de los más bonitos. En crucero, en bici, en coche… hay miles de formas de recorrer esta región y disfrutar de sus castillos, la ciudad de Nantes o los viñedos de Sancerre. Nueva Aquitania con sus volcanes y manantiales es la primera región termal de Francia. En el sur podrás vivir el lujo de la Costa Azul, contemplar los campos de lavanda de la Provenza, esquiar en los Alpes o hacer la ruta de los castillos cátaros de Occitania, con parada ineludible en Carcassonne.

Otros lugares de interés en Francia son Burdeos, Nimes, Avignon, Marsella, Toulouse, Lyon, el Valle del Dordoña, Dijon, Canal du Midi, Estrasburgo, el Parque Natural Regional de los Vosgos del Norte o las Gargantas del Verdon.

La gastronomía francesa es un referente mundial por su calidad y diversidad. En primer lugar, tienes que saber que las comidas y las cenas tradicionales se basan en cinco platos: aperitivo, entrante, plato principal, quesos y postre. ¡Todo un ritual! Son famosos los quesos, los vinos, los panes y la exquisita bollería, como los croissants. Entre sus platos más tradicionales, entre los comunes y los específicos de cada región, podrás saborear el estofado de patatas, caracoles, el croque-monsieur (sándwich), el estofado de gallo al vino, el cocido de buey y verduras, foie gras, cassoulet, mermelada de castañas, ratatouille, creps o la tarta tatin.