DISFRUTA DE LOS PARQUES NACIONALES
NATURAL-MENTE

España presume de tener 15 Parques Nacionales en su territorio, unos de montaña, otros marítimos, otros volcánicos… Pero todos de gran riqueza geológica, paisajística, de flora y fauna. Su distribución en buena parte de las comunidades autónomas permite que cualquier escapada sea un buen momento para acercarse a alguno de ellos y disfrutar de sus parajes y de las actividades que ofrecen. Hoy os proponemos una escapada a uno de nuestros Parques Nacionales alojándoos con todas las garantías en un hotel, casa de alquiler completo o apartamento con encanto Rusticae. ¡Conócelos!

Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama

A caballo entre las provincias de Madrid y Segovia, la Sierra de Guadarrama es el último espacio natural que ha sido declarado Parque Nacional en España, en 2013. Abarca la zona más valiosa de la vertiente sureste de la Sierra de Guadarrama, en la que destacan sus circos y lagunas glaciares y sus roquedos graníticos, siendo la cima más alta el Pico de Peñalara con 2.271 msnm. Entre las especies vegetales encontramos el pino silvestre, el roble, la encina o el enebro; y en cuanto a la fauna, podemos citar el ciervo, el jabalí, el corzo, el águila imperial, el buitre negro o la grulla.

El Parque Nacional de Guadarrama ofrece muchas posibilidades para practicar actividades en la naturaleza y deportes de aventura. El entorno de Valdemaqueda, el valle de la Fuenfría, el valle de Valsaín o el valle de Siete Picos permiten disfrutar del senderismo mientras se disfruta del paisaje. Otros lugares de gran interés son La Pedriza y el Valle de Lozoya. Si te encuentras en la zona madrileña de la Sierra, te recomendamos alojarte en el Hotel Box Art La Torre y en el Hotel Rincón de Traspalacio. En caso de estar en la provincia de Segovia, los hoteles más cercanos son Manantial del Chorro y Casa del Hechizo.

Parque Nacional de Cabañeros

La categoría de Parque Nacional otorga gran prestigio y protección a los espacios naturales, pero la salvación de Cabañeros llegó unos años antes, cuando fue declarado Parque Natural y evitó que se convirtiera en un campo de tiro. Así hoy podemos disfrutar de una de las mejores representaciones españolas de bosque mediterráneo y refugio de diversas especies animales, algunas en peligro de extinción.

El Parque Nacional de Cabañeros se asienta en la comarca de los Montes de Toledo, desplegando su territorio en las provincias de Ciudad Real y Toledo. Su nombre le viene dado por las chozas tradicionales que construían los pastores y carboneros como refugio temporal durante sus labores en el campo. Sumérgete en sus paisajes, de raña y sierras, y realiza algunas rutas como la Sierra de Castellar de los Bueyes, la Colada de Navalrincón o la Ruta del Chorro, y alójate a menos de una hora del Parque Nacional, en la casa rural Los Corrales, en la localidad de Totanés.

Parque Nacional de las Tablas de Daimiel

En la provincia de Ciudad Real, el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel acoge un humedal prácticamente único en Europa y último representante del ecosistema denominado tablas fluviales, fruto de los desbordamientos de los ríos en sus tramos medios. Gracias a este hábitat acuático podemos observar una gran variedad y calidad de flora, como la masiega, las ovas, los tarayes o el carrizo; y de fauna, especialmente aves, como el aguilucho lagunero, el pato colorado o la garza imperial.

Descubre las maravillas naturales de las Tablas de Daimiel mientras realizas alguno de los recorridos que se proponen. El itinerario de la Laguna Permanente conduce a una bella laguna, en el itinerario de la Isla Pan encontrarás el Bosque de los Tarayes, y el itinerario de Prado Ancho termina en una torre que ofrece excelentes vistas. Un buen campo base para conocer el Parque es el hotel La Casa del Rector, a 41 km, ubicado en el encantador pueblo de Almagro.

Parque Nacional de Monfragüe

Enclavado íntegramente en la provincia de Cáceres, atravesado por los ríos Tajo y Tiétar, y protagonizado por el bosque y matorral mediterráneo, las dehesas, los roquedos y las masas de agua, Monfragüe es uno de los Parques Nacionales más jóvenes, aunque desde 1979 lleva el título de Parque Natural. Denominado por los romanos “mons fragorum” (monte denso), Monfragüe presume de una fauna, paisajes y vegetación incomparables, siendo un lugar ideal para observar aves, como el buitre negro, el águila imperial, la cigüeña negra o el buitre leonado.

La vegetación presenta dehesas con encinas, alcornoques y quejigos; matorrales con jaras, brezos y madroños; zonas rocosas con enebros y cornicabras; zonas de ribera con alisos y almez; y zonas más térmicas con acebuche. Monfragüe también sobresale por la calidad de su cielo, siendo propuesto en 2011 para el sello de calidad de la Iniciativa Starlight, por la calidad para la observación del cielo nocturno. A la hora de descansar, entrégate al confort de los hoteles cercanos Palacio Carvajal Girón (24 m), El Turcal (36 m) o Jardín del Convento (44 m).

Parque Nacional de los Picos de Europa

Asturias, León y Cantabria comparten el Parque Nacional más antiguo de España: los Picos de Europa, que incluye la mayor formación caliza de la Europa Atlántica. Este territorio modelado fundamentalmente por el agua y el hielo ofrece paisajes muy variados, desde altas cumbres como Torrecerredo hasta algunas de las simas más profundas del mundo, pasando por campos de lapiaz, bosques de hayas y robles, desfiladeros, peñas, praderas o lagos. Hábitats para numerosas especies animales, como el rebeco, el urogallo, el buitre leonado, el jabalí, el pito negro o el oso pardo.

Los Picos de Europa invitan a recorrer sin prisas sus rutas de senderismo, conocer sus pueblos, descubrir sus costumbres y disfrutar de rincones tan imponentes como los lagos de Covadonga, el desfiladero de los Beyos, la conocida garganta del Cares, el monte Corona o el Valle de Sajambre. A menos de una hora del Parque Nacional podrás alojarte algunos de los hoteles con encanto de Asturias: Casona d’Alevia o el Amada Carlota en el interior, El Habana, El Arpa de Hierba, Quinta de Villanueva o El Babú más cerca de la costa. Elige tu hotel y disfruta de uno de los paisajes más hermosos de España.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Este soberbio rincón de los Pirineos se encuentra íntegramente en la comarca oscense del Sobrarbe y destaca por el contraste entre las áridas cumbres y el verdor de sus valles. El paisaje está dominado por el macizo de Monte Perdido (3.355 msnm) con las cimas de las Tres Sorores, de las que descienden los valles de Ordesa, Pineta, Añisclo y Escuaín, donde no faltan los barrancos, circos, precipicios, cañones y los ríos que atraviesan sus paredes calizas.

En los fondos de los valles dominan las hayas y los abetos, dejando paso al pino negro según se aumenta en altitud. En la flora, la flor de nieve en los pastos de altura es una de sus joyas; y en la fauna, el rebeco, el corzo, el jabalí, el oso pardo, la marmota y, sobre todo, el quebrantahuesos. No te pierdas escenarios únicos como la Cascada de Pineta, el Circo de Soaso, el Bosque de la Pardina, la Brecha de Rolando, el Collado de Añisclo o la Cascada de Cola de Caballo, para luego recuperar energías en el Hotel Barossse, Hotel La Demba ó Casa de San Martín.

Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio

Aigüestortes y Lago de San Mauricio es el único Parque Nacional de Cataluña y constituye una visita imprescindible si te encuentras en la provincia de Lérida o en la vecina Huesca. Ubicado en la parte central de los Pirineos, presenta los rasgos típicos de las zonas pirenaicas de alta montaña y el agua es su principal seña de identidad, estando el entorno salpicado de numerosos lagos, ríos y cascadas. En la parte oriental destaca el lago de San Mauricio, a los pies de los imponentes picos Encantats. En la occidental, el valle del río Sant Nicolau con sus característicos prados y meandros que dan nombre al Parque, las “aigüestortes” o aguas tortuosas.

De su vegetación hay que destacar los bosques de pino negro, los bosques de abeto y los pastos alpinos. Los espacios periféricos del bosque de la Mata de Valencia de Vaneu, el circo de Saboredo o el valle de Besiberri son también de gran belleza. En cuanto a la fauna, aunque es difícil de observar, sobresalen especialmente las aves, como el urogallo, el águila real, el mochuelo boreal o el quebrantahuesos. A 28 minutos podrás alojarte en el Hotel Terra Bonansa (Bonansa – Huesca) y a 44 minutos en El Acebo de Casa Muria (Benasque – Huesca).

Parque Nacional de Sierra Nevada

Es decir Sierra Nevada y se nos viene a la mente una de las estaciones de esquí más famosas de nuestro país. Pero Sierra Nevada es mucho más que deportes de invierno, pues a lo largo de todo el año se puede practicar senderismo, montañismo, escalada, parapente, rutas a caballo… y disfrutar de sus paisajes, dominados por elevados picos como el Pico Veleta (3.395,68 m), pero también por bancales, encinares, pinares, castañares o bosques de ribera, y observar la riqueza de su flora y fauna, siendo sus símbolos la estrella de las nieves y la cabra montés.

Granada y Almería comparten el territorio del Parque Nacional de Sierra Nevada, aunque la mayor parte recae en la provincia granadina. Además de internarte por sus innumerables rutas, como la Vereda de la Estrella, aprovecha para conocer pueblos de la Sierra como Trévelez, Bubión, Pampaneira o Capileira. La proximidad con la ciudad de Granada permite alojarte en un hotel urbano como Casa Federico, Casa Palacete, Hotel Villa Oniria y Gar-Anat Hotel Boutique o, si lo prefieres, en alojamientos rurales como Cortijo del Marqués y Finca Juan Valiente, este último a las puertas del PN, o incluso en la Costa Tropical en la Casa de los Bates. Todos a menos de una hora del Parque.

Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia

En las bocanas de las rías de Arousa, Pontevedra y Vigo, las principales de las Rías Baixas de Galicia, se despliegan una serie de archipiélagos de impresionantes acantilados, dunas, matorrales, playas y fondos marinos de gran riqueza biológica. De norte a sur encontramos la Isla de Cortegada, Isla de Sálvora, el Archipiélago de Ons y el Archipiélago de Cíes, el más conocido por todos, que está declarado Parque Natural y una de sus playas, Rodas, fue elegida hace unos años por el periódico The Guardian como la mejor playa del mundo.

Si quieres disfrutar de este ecosistema marítimo-terrestre, en el que destaca un gran bosque de laurel, numerosas algas marinas, moluscos, corales, anémonas, y una fauna representada por las aves, como las gaviotas patiamarillas, puedes realizar una excursión en barco a las islas Cíes y Ons en Semana Santa, fines de semana de mayo, desde Vigo, Baiona, Cangas de Morrazo, Bueu, Marín, Sanxenxo o Portonovo. Prepara tu visita desde alguno de los hoteles y casas con encanto Rusticae de Pontevedra, los más cercanos son: Quinta de San Amaro, Casa Baiona o Casa A Xesteira. Muy cerca también están Casa A Pedreira (Cuntis) y Torre do Río (Caldas de Rei)

Parque Nacional de las Cañadas del Teide

Situado en el centro de Tenerife, Las Cañadas del Teide es el Parque Nacional más visitado de Europa. Es el mejor ejemplo de ecosistema volcánico de alta montaña de Canarias y en él se eleva la cima más alta de España: el Teide, con sus 3.718 m. Esta gran mole se asienta sobre una gran caldera, Las Cañadas, rodeada por un circo y salpicada de interesantes espacios y formaciones rocosas, como los Roques de García, el Llano de Ucanca, La Fortaleza, Minas de San José o Montaña Mostaza.

A pesar de las rigurosas condiciones de existencia, el Parque Nacional alberga numerosas especies vegetales y animales. Las más representativas son la retama, el codeso, el tajinaste rojo, la violeta del Teide, el lagarto tizón, el pinzón azul, la bisbita caminero o la pimelia del Teide. Qué gusto da estar en lo más alto y en poco tiempo llegar a la costa y disfrutar, por ejemplo, de las piscinas naturales de Garachico y alojarse en el Hotel San Roque.

Parque Nacional de Timanfaya

La naturaleza volcánica de Lanzarote tiene su máxima expresión en el Parque Nacional de Timanfaya, en el suroeste de la isla. Se trata del único Parque Nacional eminentemente geológico de España, que tiene su origen en las erupciones volcánicas de los siglos XVIII y XIX. La entrada incluye una ruta en autobús para contemplar el paisaje indómito: mares de lava, hornitos, conos, piroclastos, u edificios volcánicos como el Macizo de Timanfaya, Montaña Rajada o la Caldera del Corazoncillo.

También se puede realizar un paseo en dromedario y contemplar los efectos del calor que todavía hoy se mantiene en el subsuelo, a través de la quema de aulagas, los géiseres o la cocina de alimentos del restaurante El Diablo, que lleva el nombre del símbolo del Parque Nacional. Si buscas un alojamiento exclusivo e íntimo cerca de Timanfaya, reserva tu estancia en los Apartamentos B&B Buenavista Lanzarote Country, con tan sólo dos exclusivas suites decoradas de forma moderna y minimalista.

Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera

Mallorca cuenta con bellos espacios naturales y playas de aguas cristalinas, pero su mayor tesoro se encuentra fuera de la isla: el Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera, a 10 km al sur del cabo Salines. La experiencia comienza desde el trayecto en barco, pues se navega entre los diferentes islotes acompañados de delfines y gaviotas. El barco parte desde la Colònia de Sant Jordi y la duración es de aproximadamente 50 minutos. Este conjunto insular es uno de los mejor conservados de las costas españolas y cobija importantes colonias de aves, especies endémicas y uno de los fondos marinos mejor conservados de nuestro litoral.

La mayor de las islas y la que se puede visitar a pie es Cabrera. Las excursiones dejan tiempo libre para conocerla durante unas horas: subir al castillo, acceder al museo, hacer senderismo o disfrutar de un baño único en alguna de sus playas. El broche a la jornada lo pone la visita en barco a algunas de sus cuevas, la más espectacular es Sa Cova Blava o Cueva Azul. A la hora de descansar puedes optar por el Hotel Fontsanta o la casa de alquiler completo Casita de Pescadores, a 8 minutos y 20 minutos, respectivamente, de Colònia de Sant Jordi.