Rusticae Rusticae

"Familia Santa"
Esta Semana Santa escápate con la familia o los amigos

Esta temprana Semana Santa es un momento fantástico para hacer un plan muy especial con amigos y/o familia y disfrutar de unos días de descanso en una casa de alquiler completo o en un apartamento donde habrá sitio para todos y disfrutaréis a vuestro aire.
¡Aquí están nuestras sugerencias!

La Casa de los Moyas (Olba, Teruel)

Esta casa de alquiler completo se encuentra en el pueblecito turolense de Olba, a mitad de camino entre Madrid y Barcelona. Sus tres apartamentos están orientados a estancias en familia o con amigos, pues disponen de capacidad para 3, 4 y 11 personas respectivamente, y están equipados con cocina, salón y comedor. La Casa también cuenta con jardín y barbacoa donde disfrutar al aire libre.

La calma y el sueño plácido lo tenéis asegurado, pero la comarca Gúdar-Javalambre tiene mucho más que ofrecer, como senderismo, deportes de aventura o esquí (La Casa de los Moyas está a unos 50 km de la estación de esquí de Javalambre). Dejad hueco también para conocer los conjuntos medievales de Rubielos de Mora y Mora de Rubielos. Y para los más pequeños, no os perdáis el parque temático de Dinópolis.

Casa Cirera d’Avall (Lladurs, Lleida)

Si os dirigís a tierras catalanas, en la comarca del Solsonés de Lleida, en el municipio de Lladurs, encontraréis esta casa de alquiler completo para vuestra escapada de Semana Santa. ¿Sois muchos en la familia? ¿Venís con un gran grupo de amigos? No hay problema, porque en Casa Cirera d’Avall hay sitio para 15 e, incluso, 20 personas.

El entorno de la casa permite realizar numerosas actividades en la naturaleza, como rutas a pie, ciclismo, kayak, parapente, barranquismo o esquí en la cercana estación de Port del Comte. Merece sin duda la pena un paseo por el casco antiguo de Solsona: la catedral, el Palacio Episcopal, el “Pou de Gel” (Pozo de Hielo), de los pocos que se pueden visitar, o l´Espai del Ganivet, donde se puede visitar una muestra de la industria cuchillera de la zona. Y si hiciera mal tiempo, no hay problema, es imposible aburrirse dentro de Cirera d’Avall, que cuenta con cocina equipada, porche y varios salones para descansar, charlar o jugar al billar y otros juegos de mesa y hasta un estupenda zona wellness.

Can Clotas (Cistella, Girona)

Can Clotas es una masía del siglo XIV situada en la provincia de Girona, a pocos minutos del pueblo de Cistella. Tras una cuidadosa rehabilitación, el resultado ha sido una casa rural con distintas opciones de alojamiento, entre las que se incluyen tres apartamentos o alquilar toda la casa que, en total, tiene una capacidad de 26 a 30 plazas.

Can Clotas es perfecto para viajar con niños, ya que tiene muchísimo espacio para disfrutar al aire libre e instalaciones orientadas a los más pequeños. Su situación en pleno Alt Empordà, entre mar y montaña, permite la práctica de actividades muy variadas, desde la visita a espacios naturales como los Aiguamolls de l’Empordà a las playas y pueblos de la Costa Brava, pasando por localidades de interior como Girona, Perelada o Figueras. Os recomendamos para esta escapada no perderos los “baños judíos de Besalú” a tan solo 20 minutos de distancia, ya que son uno de los 4 baños judíos que se conservan en toda Europa, y realmente merecen una visita.

Casitas de Pescadores ( Sa Punta de S’Estalella, Mallorca)

Si queréis convivir con la naturaleza y el mar, os recomendamos pasar unos días en una de las Casitas de Pescadores de Sa Punta de S’Estalella, situadas en una propiedad rural de más de 300 hectáreas y 4 km de costa virgen en el sur de Mallorca. Las hay de diferentes tamaños, lo que permite alojarse en pareja, con amigos o en familia, y cuentan con cocina equipada, terraza privada y vistas y acceso al mar.

La finca de s’Estalella se ubica en la zona protegida de la Marina de Llucmajor, que es una de las áreas más hermosas de la isla. Aprovechad esta privilegiada situación para disfrutar en familia de la playa de Es Trenc, el Ca de ses Salines o el mágico Parque Nacional de la Isla de Cabrera, sin olvidar la diversión de los deportes acuáticos.

Casa Azpikoetxea ( Etxarri Larraun, Navarra)

Inmensos prados donde los animales pastan libremente, pueblecitos con encanto y toda clase de actividades en plena naturaleza, todo esto os lo ofrece Casa Azpikoetxea, un antiguo caserío rehabilitado del pueblo navarro de Etxarri Larraun, que se alquila de forma íntegra. Dispone de 5 habitaciones dobles y la posibilidad de incluir dos camas supletorias.

Los niños disfrutarán de un montón de actividades, desde la interacción con los animales del campo, visitar una granja cercana en la que asistir al ordeño diario, las cercanas Cuevas de Mendukilo, pedalear por la Vía Verde del Plazaola o divertirse en el parque de aventura de Beigorri. También podéis conocer las ciudades de San Sebastián o Pamplona, a 35 y 20 minutos, respectivamente.