Hoteles con encanto en Alentejo

Cool planTodo sobre Alentejo

Hemos encontrado 7 alojamientos

Loading

Conoce todo sobre Alentejo

Al estar eclipsado por la zona del Algarve, el Alentejo sólo es conocido por unos pocos que se han decidido a investigar y gozar de este enclave idílico del sur portugués. Esta región está constituida por diversas ciudades que destacan de forma independiente por sus construcciones históricas, sus cautivadores pueblos, sus envidiables playas o sus sierras y campos de impresión. El Alentejo tiene costa, sierra, y sus comarcas pintorescas no dejarán indiferente a nadie.

Literalmente, Alentejo significa más allá del Tajo, por lo tanto, desde Nisa, villa del Alto Alentejo se vislumbra un Tajo opuesto al que vemos en España. Se ofrecen diversas pequeñas rutas que desvelan los secretos paisajísticos de la cuenca del Tajo y la sierra de San Miguel. Para los amantes del senderismo, se recomienda hacer una parada en el Geopark Naturtejo –Parque Natural protegido por la UNESCO- en el que destaca la mina de oro romana de Conhal; y continuar hasta el municipio de Belver, y dejarse hechizar por la naturaleza, y por qué no, atreverse a hacer el trayecto en canoa.

El Alentejo está repleto de pequeñas ciudades y pueblos perfectamente comunicadas entre sí y que carecen de edificios apiñados y de la polución de la gran ciudad. Sin embargo, son espacios en los que se funden paisajes rurales y toques ligeros urbanos, construyéndose así entornos distinguidos y sobrios a su vez. ¿Qué localizaciones destacan más en el Alentejo?

La que más llama la atención es Évora, en el centro de la región, un pueblo amurallado cuyo epicentro es la Plaza do Giraldo, donde se encuentra el espíritu comercial de la región y se percibe la influencia moruna. Pero también hay que visitar Alcáçovas, Sines, Beja, Comporta, Elvas o los pueblos medievales de Monsaraz y Marvão.

A todos los destinos hay que brindarles un poco de sabor, por lo que de la gastronomía del Alentejo vale la pena degustar su plato homónimo, compuesto de carne de cerdo con almejas, cilantro, y un vino procedente de las mejores viñas de la región. Además, es muy popular la “acorda” –típica sopa alentejana-, y sobre todo el bacalao, plato más que típico portugués.

Paisajes de ensueño, pueblos con encanto, patrimonio cultural por doquier y a un paso de Badajoz… ya no hay excusas para no visitar El Alentejo.