Hoteles miniatura - - Hoteles con encanto

Hoteles miniatura Rusticae

Cool planEscapadas a Hoteles miniatura

Hemos encontrado 26 alojamientos

10.0

Hotel Barosse
Hoteles Rusticae

(Huesca, España)

El Pirineo de Huesca es un emocionante universo de contrastes, donde el viajero inquieto llega a sentir que forma parte de algo grandioso y magnético....

Ver hotel en el mapa Más información
9.8

Riad Abracadabra
Hoteles Rusticae

(Marrakech, Marruecos)

El hotel Riad Abracadabra es un hotel con encanto bendecido con una fabulosa ubicación. La medina de Marrakech es un mundo que permanece, pese a la penetración...

Ver hotel en el mapa Más información
9.3

El Añadio
Hoteles Rusticae

(Jaén, España)

El Añadío es un sueño. Un sueño alumbrado en solitario por su dueña, Maria Jesús, que lo dejó todo y lo dió todo para salvar la ganadería de...

Ver hotel en el mapa Más información
9.0

Casa Aldomar
Hoteles Rusticae

(Xátiva, España)

Casa Aldomar es un pequeño hotel con encanto situado en el corazón del casco antiguo de Xàtiva, con vistas a La Seu y al castillo. Habita una casa que...

Ver hotel en el mapa Más información
8.3

Casa de Docim
Hoteles Rusticae

(Braga, Portugal)

Envuelta en el mundo agrícola de una de las freguesías de Fafe, Casa de Docim es una casa de campo del siglo XVIII que ha sido cuidadosamente restaurada...

Ver hotel en el mapa Más información
Loading
Hoteles miniatura rusticae

Conoce todo sobre Hoteles miniatura

Los hoteles pequeños logran que sus huéspedes no sean un mero número, sino que disfruten de una escapada única, a través de un trato cercano, habitaciones con personalidad, servicios exclusivos o una localización privilegiada que no sería factible para las grandes cadenas hoteleras. En Rusticae sabemos mucho de hoteles boutique, donde pocas habitaciones dan lugar a grandes experiencias.

Tenemos hoteles con tan sólo 3, 4, 5, 6, 7 u 8 habitaciones. Esto es un lujo para los que buscan intimidad y exclusividad. Encontrarás pequeños hotelitos que han aprovechado antiguas construcciones, que se han colado en el casco histórico de pueblos con encanto, o que han llegado donde otros más grandes no llegan, como parajes naturales de impresión.

En estos hoteles crearás un bonito vínculo con sus propietarios, quienes te aconsejarán sobre lo que puedes ver y hacer en la zona. Y en cuanto a los servicios del hotel, no tendrás que compartirlos con mucha gente. Date un chapuzón en la piscina, relájate en el spa, visita la bodega, saborea un desayuno casero o disfruta de las vistas, como si fueran sólo para ti. ¡Esto sí que es descansar!