Hoteles con encanto en Región de Antofagasta

Cool planTodo sobre Región de Antofagasta

Hemos encontrado 3 hoteles

Loading
Región de Antofagasta

Conoce todo sobreRegión de Antofagasta

Región de Antofagasta: Desiertos, playas, enormes yacimientos mineros, pueblos altiplánicos y observación de estrellas.

El puerto de Antofagasta, a 1.377 km de Santiago, y la ciudad de Calama, a 1.574 km, son parte del corazón de la minería chilena. Es en esta zona del norte del país donde se encuentran las principales minas de cobre. Pero también cerca encontrarás otra clase de tesoros.

Con una temperatura promedio anual de 16°C, en los alrededores de Antofagasta hay balnearios de playas largas y tranquilas, como Mejillones, Hornitos y Juan López.

Más al norte, frente a los acantilados de la costa, se encuentra La Portada, un monumento natural característico de la ciudad: un arco de roca separado de la costa, el escenario perfecto para tomarte fotos de recuerdo.

Una ruta llena de historia y misterios es recorrer las “oficinas salitreras”, antiguas aldeas que tuvieron su esplendor en la época en que Chile explotaba este mineral (fines del siglo 19 hasta principios del 20) y que hoy son “pueblos fantasmas”. Se encuentran al noroeste de Antofagasta y entre ellas destacan Pueblo Pampa Unión y Chacabuco.

A 215 km al noreste de Antofagasta, Calama se autodefine como “tierra de sol y cobre”.Su agitada vida comercial y de entretenimiento gira en torno a la minería: aquí habitan los mineros del yacimiento de cobre Chuquicamata, distinguible desde cualquier punto de la ciudad, ya que está ubicado apenas a 15 km. En cualquier momento del año puedes visitar esta gigantesca mina a tajo abierto, con más de cuatro km de diámetro y cerca de mil metros de profundidad.

Desde ambas ciudades, también podrás viajar al Centro Astronómico Paranal, uno de los más potentes del mundo.

Desiertos, playas, enormes yacimientos mineros, pueblos altiplánicos y observación de estrellas es la combinación perfecta, si tomas a Antofagasta y Calama como tus puntos de partida.

Si comienzas tu viaje en Calama o San Pedro de Atacama, podrás conocer Aiquina, con sus casas de piedra y techos de barro y paja y la hermosa iglesia donde en septiembre se celebra la fiesta de la Virgen de Guadalupe, Chiu Chiu, con su iglesia del siglo XVII declarada Monumento Nacional y Caspana, pequeño poblado al fondo de una quebrada, donde corre un río que permite a sus habitantes cultivar frutas y otros productos, a pesar de estar ubicado a 3.305 metros de altitud. Hay un pequeño museo que explica las costumbres e historia local.

En el altiplano chileno gozarás de asombrosos paisajes y la sorpresa de encontrar estos poblados de fuertes raíces indígenas, donde se mezclan tradiciones de los pueblos originarios con las de los colonizadores españoles, lo que podrás apreciar en todo su esplendor en sus fiestas y ritos.

La Serena y Coquimbo: playas de aguas cálidas, desierto y viñedos

En la zona donde se encuentran las ciudades de La Serena y Coquimbo podrás vivir la magia del clima desértico propio de la zona norte y al mismo tiempo disfrutar de excelentes playas y la proximidad de las tierras fértiles de la zona central, donde se cultivan uvas para producir buenos vinos y piscos.

www.chile.travel

www.anofagastaestuyo.cl